25 . 8 . 2017 Volver al listado

Primero de mayo: día del trabajador… asalariado

Una ciudad más quieta que lo habitual, casi sin personas en la calle en las horas “pico”, un lunes de mayo sin esa dinámica asociada al tiempo estructurado por las actividades laborales invita a pensar si esta constatación subjetiva y parcial se da en todos los rincones del Uruguay.  Preguntarse por quiénes tuvieron que trabajar el primero de mayo quizás parezca poco relevante, pero por el contrario nos informa sobre las lógicas y dinámicas del mercado de trabajo, y ratifica algunos aspectos que ya venimos señalando empíricamente – la literatura y los especialistas vienen hablando de esto hace rato- sobre la identificación de desigualdades. Además, debe recordarse el papel dador de identidad, que es el trabajo para la mayoría de los trabajadores, y por tanto es más relevante aún preguntarse por el primero de mayo en función de su peso simbólico y la tradición de movilización que tiene asociada en el país. No en todos los países este feriado tiene el peso que tiene en Uruguay.

El mercado de trabajo presenta comportamientos diferenciales los días feriados según los sectores de actividad y, en términos más generales, según se trabaje en el sector público o privado. Esto es muy evidente cuando estamos en presencia de feriados laborables pero también cuando pensamos en los feriados no laborables.

¿Todos los trabajadores uruguayos “descansan” el primero de mayo? ¿Quiénes  fueron  a trabajar? ¿Qué hacen los trabajadores uruguayos ese día? Aquí algunas respuestas.

El 14% de los trabajadores uruguayos trabajó el primero de mayo de 2017. Este comportamiento presenta algunas diferencias por región: es mayor entre los trabajadores residentes en el interior del país (17%) que los residentes de Montevideo (9%), entre los trabajadores de entre 30 y 44 años, y es mayor entre los hombres que entre las mujeres (18% vs 9%).  Sin embargo, unas de las diferencias más marcadas se da por nivel educativo de los trabajadores: los trabajadores de nivel educativo primario trabajaron en bastante más proporción (23%)  que aquellos de nivel educativo terciario (7%).

Otra de las diferencias interesantes que arroja el monitor en términos de la proporción de trabajadores que fueron a trabajar el primero de mayo  tiene que ver con la categoría ocupacional.  Como era de esperar, posiblemente por sus propias condiciones laborales e identidad como un tipo “particular” de trabajador, los trabajadores cuentapropistas o patrones trabajaron en mayor proporción que el resto de los trabajadores pertenecientes a otras categorías ocupacionales (20%). Los asalariados privados son la categoría ocupacional que le siguen en proporción de asistencia al trabajo con un 13% y entre los trabajadores del sector público apenas el 7% declara haber trabajado el primero de mayo.  Es decir, son los trabajadores asalariados quienes no trabajaron el primero de mayo en mayor proporción que los cuentapropistas o patrones. Estos últimos si bien son una categoría heterogénea, es decir, hay diferentes situaciones de trabajadores, claramente representan un tipo de trabajador definido más por su independencia.

La relevancia del día para los trabajadores se ve reflejada en que un 93% de ellos recibió algún saludo por el día del trabajador ya sea en persona, a través de las redes sociales o telefónicamente, porcentaje algo menor en el caso de los cuentapropistas o patrones si se los compara con los asalariados. Por último, otro aspecto interesante es que el 76% de los trabajadores se reunieron con familiares, amigos o compañeros a almorzar, merendar o cenar. En este sentido no hay diferencias entre Montevideo y el interior del país, aunque sí por nivel educativo. Los trabajadores de nivel educativo bajo se reunieron más que los trabajadores de niveles educativos más altos al igual que los trabajadores hombres (79%) quiénes se juntaron con otros ese día en mayor proporción que las mujeres (72%).

A modo de síntesis, esto abre otra interesante línea de investigación sobre lo que representa el trabajo y sus implicancias en las diferentes categorías de ocupación.

 

FICHA TÉCNICA

Para la realización del estudio se incorporó un bloque de preguntas a la Encuesta Regular Nacional de Equipos Consultores. Las características técnicas del estudio se detallan a continuación.

Se elabora con base en una encuesta telefónica con una muestra de 400 individuos de 18 años o más, residentes en todo el país y que poseen teléfono celular. Las personas a entrevistar se seleccionaron a partir de un método de muestreo probabilístico de números de teléfonos celulares. La muestra final fue ponderada según sexo, edad, región y nivel educativo. El margen de error máximo esperado para el total de la muestra (400 casos) es de +/- 4,9%, mientras que para el total de ocupados (283) es de +/- 5,8% con un 95% de confianza y para p=0.5.

El trabajo de campo se realizó entre los días 13 y 15 de mayo de 2017.

Este estudio fue financiado por Equipos Consultores y se realizó bajo la modalidad de ómnibus.

Volver al listado